‘Vivir la vida’ (opinió, María Ramos)

‘Vivir la vida’ (opinió, María Ramos)

Vamos a volver a encontrarnos en pocos días y vamos a poder estar enfrente unos de los otros. Eso sí, con la distancia de seguridad, para protegernos del virus. Poco a poco vamos a ir haciendo avances hasta llegar a ese deseado momento del reencuentro. Durante estos meses de confinamiento hemos experimentado un cambio total

Vamos a volver a encontrarnos en pocos días y vamos a poder estar enfrente unos de los otros. Eso sí, con la distancia de seguridad, para protegernos del virus. Poco a poco vamos a ir haciendo avances hasta llegar a ese deseado momento del reencuentro.

Durante estos meses de confinamiento hemos experimentado un cambio total de vida, totalmente invadidos informativa y emocionalmente por la propagación del covid-19. Un virus peligroso, que nos confinó a todos en casa con miedo, expectantes ante la evolución de la pandemia, dolidos por los que enfermaron, muy afectados por los fallecidos, alarmados por la situación política y preocupados por nuestros familiares y amigos.

Estábamos tan impactados emocionalmente que se nos olvidó pensar que, en medio de este ciclón de emociones, os echábamos o nos echábamos mucho de menos. Esta fue una de las constataciones a las que llegamos el pasado jueves, en el encuentro del Grupo de Steinert.

Cuando decidimos el confinamiento y el trabajo desde casa, nos propusimos seguir manteniendo, al máximo nivel posible, la comunicación y el acompañamiento a todos l@s asociad@s. Pensábamos, entonces, que este confinamiento seria de 15 días y que volveríamos confiados, contentos, cercanos. Creíamos que todo habría sido poco más que una alarma excesiva. Sin embargo, han pasado: ¡80 días! Durante estas semanas hemos intentado esforzarnos para sentir que no estábamos solos a través de WhatsApp y por e-mail. Queríamos crear comunidad y sentirnos unidos, cercanos, cómplices. Para ello hemos ido enviando textos: a veces muy comprometidos y otras ilusionantes o planteando interrogantes, pero que han tenido una buena acogida por vuestra parte. Ha habido una gran interacción en respuesta a estos textos. Agradezco el tiempo que dedicasteis a su lectura y también vuestros comentarios.

Ahora comienza otra nueva etapa y, si todo va bien, tengo la intención de dar por acabada esta actividad epistolar una vez recuperada la normalidad. No obstante, me gustaría que quedaran en nuestro interior algunas de las ideas o propuestas que he ido dejando en estos escritos, hechos desde el corazón y desde el pulso emocional frente al devenir de la pandemia.

No han sido días fáciles, creo que para nadie. Para mí, no lo han sido.

Fue precisamente esa dificultad la que me incitó a escribir y a compartir con vosotros mi mundo interior.

Estos pequeños textos han provocado que muchos de vosotros respondierais, creándose así ese sentimiento de pertenencia y de que no estábamos solos; de interacción desde la distancia física pero muy cercanos en lo emocional. Han servido también para reivindicar lo público y descubrir la importancia de la política, ya que todo lo personal es político; y, para asentar valores como la solidaridad, el respeto y la igualdad. Hemos constatado que la vida es bella pero no fácil. Y, como el mañana nunca llega: hay que vivir la vida.


(Foto: Pixabay)

Asem Catalunya
Asem Catalunya
ADMINISTRATOR
Perfil

Posts Carousel

Deixar un missatge

El teu email no serà publicat. Es requereixen els camps marcats amb *

Cancel reply

Uso de cookies

Per obtenir informació de navegació dels usuaris de la nostra web, utilitzem cookies de tercers i persistents. Més informació a política de cookies. Premi a l'enllaç per a més informació sobre la nostra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies