“No estamos solos” (text de María Ramos)

“No estamos solos” (text de María Ramos)

Las personas somos animales gregarios, necesitamos al otro para ser felices, sentirnos acompañados, reconocidos, queridos. Necesitamos al otro. Somos interdependientes. Sí que es cierto que las personas en cuanto sujetos únicos también tenemos mecanismos para sobrevivir en situaciones de soledad; pero siempre que esa soledad no implique sentirse solos. No obstante y aunque parezca obvio, superamos

Las personas somos animales gregarios, necesitamos al otro para ser felices, sentirnos acompañados, reconocidos, queridos. Necesitamos al otro. Somos interdependientes. Sí que es cierto que las personas en cuanto sujetos únicos también tenemos mecanismos para sobrevivir en situaciones de soledad; pero siempre que esa soledad no implique sentirse solos.

No obstante y aunque parezca obvio, superamos mejor las adversidades si nos sentimos acompañados. De ahí la importancia de una mirada, una caricia, una palabra… Y en tiempos de confinamiento y en la sociedad de la comunicación: un e-mail, un whatsapp, una vídeollamada, etc. Tenemos a nuestro alcance múltiples herramientas para acompañar y sentirnos acompañados.

Sin embargo, muchas veces utilizamos estas herramientas para enviar y reenviar mensajes enlatados que corren y corren de unos a otros. Estos mensajes no acompañan; incluso pueden enfrentarte a un más fuerte sentimiento de soledad. Tampoco acompañan aquellos mensajes que ahondan en las diferencias. Los mensajes que acompañan son aquellos que te acercan a la persona como, por ejemplo, un sencillo: “¿Qué tal estás?” Aquellos que se refieren a la situación personal de la persona con quien te comunicas.

La soledad también se siente si en los momentos de crisis (como esta pandemia), de conflicto o de aislamiento, aquellas personas a la que te unen lazos afectivos más o menos intensos desaparecen. No están, no envían mensajes o, lo que es más impactante, no están receptivos a los mensajes que reciben. Es muy probable que esta desaparición sea debida al miedo a conectar con el sufrimiento del otro, al miedo a compartir la incertidumbre o al miedo a contaminarse -y no me refiero a la contaminación vírica sino a la contaminación emocional-.

Conscientes de la importancia de esta comunicación, de este acompañamiento, de este ‘dejarse contaminar’ por las emociones del otro, intentamos mantener esta comunicación con todos vosotros. Queremos estar a vuestro -y a nuestro lado-, seguir casi minuto a minuto la incertidumbre, el miedo, la frustración y la soledad que nos invade por momentos.

En estos días de confinamiento, de observarnos más, de descubrir en algunos casos posibles síntomas del Covid-19, es importante, fundamental, que no nos sintamos solos. Es importante saber que en algún lugar, en la otra línea, hay personas que están atentas a nuestra evolución; personas que tienen palabras acogedoras para nosotros, dispuestas a movilizar todos los recursos -los formales o los informales- para que podamos sentirnos atendidos, escuchados, acompañados… Y es que en tiempos de crisis, la mejor ayuda es tener el convencimiento de que: “No estamos solos”.

María Ramos


(Foto de José Antonio Alba / Pixabay)

Asem Catalunya
Asem Catalunya
ADMINISTRATOR
Perfil

Posts Carousel

Deixar un missatge

El teu email no serà publicat. Es requereixen els camps marcats amb *

Cancel reply

Uso de cookies

Per obtenir informació de navegació dels usuaris de la nostra web, utilitzem cookies de tercers i persistents. Més informació a política de cookies. Premi a l'enllaç per a més informació sobre la nostra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies