‘Sigan el ejemplo de la gente’ (María Ramos, opinió)

‘Sigan el ejemplo de la gente’ (María Ramos, opinió)

Realmente estamos viviendo unos momentos trágicos con el COVID-19 como gran centro de nuestra atención. Días en los que las noticias giran en torno al número de muertes diarias y, como he venido diciendo en anteriores entregas, estas muertes no son individuales sino colectivas. Nunca las generaciones actuales nos habíamos enfrentado a cifras de centenares

Realmente estamos viviendo unos momentos trágicos con el COVID-19 como gran centro de nuestra atención. Días en los que las noticias giran en torno al número de muertes diarias y, como he venido diciendo en anteriores entregas, estas muertes no son individuales sino colectivas. Nunca las generaciones actuales nos habíamos enfrentado a cifras de centenares de muertes en un mismo día y por la misma causa (esto es lo que denomino muerte colectiva).

Es alentador y esperanzador que en estos momentos terribles aflore lo mejor de las personas. Los medios de comunicación y las redes sociales se hacen eco y nos muestran la ingente cantidad de propuestas solidarias. Es como si todo (o casi todo) el país, es decir, sus habitantes, se hubieran conjurado para, entre todos juntos y con optimismo, generosidad, altruismo y solidaridad, unir esfuerzos, recursos, ingenio y sabiduría para sumar y superar estos momentos.

Hay un cierto optimismo colectivo y este es un gran valor en estos momentos de tanto dolor. Hemos conocido familias que han perdido alguno de sus seres queridos y que, a pesar de ese inmenso dolor, han puesto en marcha propuestas solidarias para ayudar a otras familias en su tránsito hacia el duelo. Jamás, jamás, había visto este clima, esta voluntad colectiva de solidaridad.

Pero, desgraciadamente, en estos momentos cuando el pueblo está unido en la voluntad de dar lo mejor de todos y cada uno, surgen las diferencias descarnadas entre los partidos políticos. Es aterrador y da más miedo que el Covid-19 escuchar ciertos discursos llenos de odio y de voluntad de romperlo todo. Y no estoy defendiendo la gestión de la crisis que hace el Gobierno -en entregas anteriores ya manifesté mis criticas-, pero: “Señores políticos, estamos ante una pandemia mundial en la que los países más cercanos están en una situación similar a la nuestra”. Y no es que me conforme con el ‘mal de muchos, consuelo de tontos’: no, no es conformismo. Critico al gobierno actual por la gestión -en algún momento, muy confiada- de la crisis, así como critico los recortes aplicados al Estado del Bienestar (en sanidad y servicios sociales) de anteriores gobiernos.

Mi posición no es de conformismo sino muy al contrario. Lo que defiendo ahora es que sigan aquello con lo que suelen llenarse la boca muy a menudo. Aquello de que “el pueblo siempre tiene razón”. Pues eso, escuchen al pueblo, observen sus actitudes, sigan su ejemplo y no hagan de aves carroñeras que se aprovechan de la muerte para alimentarse. Hagan lo que está haciendo el pueblo que, como una mariposa, ha salido de su crisálida para desplegar su belleza; colores de primavera. Es decir: VIDA.


(Foto: James de Mers, Pixabay)

Asem Catalunya
Asem Catalunya
ADMINISTRATOR
Perfil

Posts Carousel

Deixar un missatge

El teu email no serà publicat. Es requereixen els camps marcats amb *

Cancel reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies