Recomanacions per a gestionar psicològicament la situació de confinament

Recomanacions per a gestionar psicològicament la situació de confinament

A continuació reproduïm les recomanacions del nostre equip psicològic per aquests dies. Consells que no són difícils de seguir i que val molt la pena tenir en compte per adaptar-nos al context actual de la millor forma possible. RECOMENDACIONES PARA GESTIONAR PSICOLÓGICAMENTE LA SITUACIÓN DE CUARENTENA* Ante la situación generada por la pandemia del coronavirus

A continuació reproduïm les recomanacions del nostre equip psicològic per aquests dies. Consells que no són difícils de seguir i que val molt la pena tenir en compte per adaptar-nos al context actual de la millor forma possible.


RECOMENDACIONES PARA GESTIONAR PSICOLÓGICAMENTE LA SITUACIÓN DE CUARENTENA*

Ante la situación generada por la pandemia del coronavirus Cov-19 y los efectos de la declaración del Estado de Alarma, desde a ASEM Catalunya queremos compartir con vosotros una serie de recomendaciones sobre la gestión psicológica de esta circunstancia para, por un lado, evitar que el miedo se convierta en un fenómeno incontrolable que haga más difícil la ya bastante compleja situación sanitaria y, por el otro, hacer más tolerable la situación de reclusión obligatoria durante la cuarentena.

 

RECUERDA ESTAS PALABRAS:

CALMA / CONTROL / INFORMACIÓN CONTRASTADA / ACOMPAÑÉMONOS / AYUDÉMONOS / COMPARTAMOS/ CUÍDATE / PROTÉGETE

 

  1. GESTIONA TUS EMOCIONES:

El miedo es una de las emociones básicas de nuestro psiquismo y una reacción normal y saludable ante situaciones desconocidas, amenazantes y potencialmente peligrosas como la que estamos viviendo. Nos ayuda a mantenernos alerta y tomar las medidas necesarias para minimizar riesgos, ya sea a través de la evitación del peligro o de mecanismos de control y afrontamiento. Pero, el miedo también se puede convertir en algo que nos bloquea y nos impide gestionar las amenazas con eficacia, nos puede conducir a la desesperanza y el pánico que paraliza. El miedo se controla mucho mejor a través de nuestros comportamientos saludables que a través de los razonamientos o de las preocupaciones innecesarias.

Pero, además, la situación de estar confinados nos puede producir sensaciones que van de la soledad a la incertidumbre, pasando por la ira, la tristeza, el aburrimiento, la angustia o el estrés, entre otros.

Reconocer lo que sentimos es comenzar a evitar que estas emociones se conviertan en un problema viral emocionalmente hablando, añadido. Así podemos conseguir que las personas que tengan que guardar cuarentena lo vivan con calma, inteligencia y buena disposición, lo que generará el máximo de bienestar para ellas, los tuyos y el conjunto de la población. Reconoce tus sentimientos y acéptalos. Si te hace falta, compártelos con las personas más próximas, escribe un diario…

Recuerda, todos los malos momentos que ya has vivido y has superado; esta situación es novedosa, diferente y universal. Pero tu fortaleza, se nutre de tu espíritu de lucha por haber superado muchos baches en tu vida a raíz de la enfermedad neuromuscular.

Tanto si has dado positivo como si estás a la espera de resultados, evita que te cojan ideas catastrofistas o culpabilizantes. Es un problema colectivo, responsabilidad de todos y todas, al que tenemos que hacer frente con actitudes responsables y positivas.

  1. INFÓRMATE BIEN

Dispondrás de mucho tiempo para informarte de cómo evoluciona la situación, tanto a tu alrededor como en otras partes. Consulta únicamente canales de información oficiales o contrastados, para no caer en un torbellino de falsas noticias.

Evita la sobreinformación. Conectarte permanentemente o escuchar informativos 24 horas no te hará estar mejor informado y, por el contrario, aumentará tu angustia innecesariamente.

  1. INFORMA BIEN A LOS OTROS

Evita esparcir rumores e informaciones falsas. Antes de volver a compartir una noticia, es muy importante contrastar su fuente. Comparte solo las informaciones relevantes y procura no hacerlo “en caliente”, desde el miedo o la angustia.

Evita hacer comentarios catastrofistas. No agregan nada y quitan vitalidad emocional. Evita hablar permanentemente del tema o compartir angustias con personas afectadas.

  1. EN CASO DE CONTAGIO

Si te has contagiado, explica, de forma clara y cuanto antes mejor, tu situación a las personas de tu alrededor, como familia, amistades y personas con las que hayas estado en contacto en los últimos días. Así evitarás contagios innecesarios y juntos podréis empezar a tomar las medidas de prevención para los próximos días. Procura mantener una actitud cordial con los que te rodean.

  1. CON NUESTROS NIÑOS/AS

Sabemos que en las rutinas hallan su seguridad. Este estado de alerta se las ha tirado por los aires. Tenerles en casa es todo un desafío a tu paciencia y a tu capacidad de entretenerles.

Mantenlos informados. No menoscabes su capacidad de entenderte; proporciónales explicaciones adaptadas a su nivel de comprensión.

No les mientas, y evita tanto el alarmismo como ignorarlos con el silencio. Únicamente regula la información, no les des más de la necesaria. Reduce su miedo explicándoles que las personas que le rodean saben bien cómo cuidarles y protegerles, y que tanto vosotros como las autoridades tenéis un plan claro sobre qué hacer si alguien se contagia.

  1. ORGANÍZATE

No estamos acostumbrados a esta situación. Normalizarla, comprendiendo que todos podemos estar tensos y nerviosos, evitará situaciones de conflicto. Llega a acuerdos explícitos con las personas de confianza sobre cómo será, durante la cuarentena, vuestra logística doméstica: compras, cuidados del/la hijo/a dependiente… No des nada por supuesto. Habla.

Estar en cuarentena puede ser una gran ocasión para compartir cuidados y tareas domésticas. Compartirlas es fundamental para evitar que la fatiga recaiga sobre una sola persona.

Convivir con los demás no es estar “pegoteados” todo el día; respetemos espacios y tiempos diferenciados. Todos necesitamos nuestro espacio.

  1. MANTENTE CONECTADO/A

¡No poder ver directamente a las personas significativas para cada cual, no significa perder el contacto con ellas! Llámales, envíalos mensajes, has videoconferencias… Os sentiréis menos aislados y más cercamos.

Sigue las recomendaciones y medidas de prevención que determinen las autoridades sanitarias. Confía en la ciencia y en la experiencia de nuestro sistema de salud.

  1. DISTRÁETE

Aceptemos que hay una parte de la situación que no está en nuestras manos y que no podemos controlar ni prever.

Intenta hacer algún tipo de ejercicio físico, individualmente o en familia, sobre todo si tu confinamiento es preventivo. Es cierto aquello de “Mens sana, in corpore sano”!

Entérate de la gran oferta de ocio on line gratuito de la que hoy podemos disponer por la red y los medios.

Usemos el sentido del humor. El humor es una emoción que nos ayudará a reducir la angustia y a mantener el miedo (otra emoción negativa) a raya.


RECUERDA:

SOLO SE TRATA DE UNA SITUACIÓN TEMPORAL. UNA VEZ PASADA, HABREMOS APRENDIDO MUCHAS COSAS TANTO DE LOS OTROS COMO DE NOSOTROS MISMOS.


Eduardo Brignani

Psicólogo, Psicoterapeuta, especializado en Discapacidad, Familia y Enfermedades Poco Frecuentes. Psicólogo de la Asociación Cornelia España, de la Asociación Catalana del Síndrome de Rett, de la Asociación MPS-Fabry España. Asesor de la Federación Española Síndrome X Frágil. Coordinador del Grupo de Trabajo del COPC “Psicología+Discapacidad”. Formador de DINCAT-Plena Inclusió

* Adaptado de documentos del Col·legi Oficial de Psicologia de Catalunya (COPC) www.copc.cat

Asem Catalunya
Asem Catalunya
ADMINISTRATOR
Perfil

Posts Carousel

Deixar un missatge

El teu email no serà publicat. Es requereixen els camps marcats amb *

Cancel reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies